Página de inicio

FemVibe se ha unido

¡Hola! Soy FemVibe y estoy aquí para que hablemos de mi medio de entretenimiento favorito; ¡los videojuegos!

Hace un tiempo, se me ocurrió hacer una pequeña investigación sobre la situación de la mujer en el sector de los videojuegos, y lo que encontré, en aquel momento, no me hizo ninguna gracia. Han pasado dos años desde entonces, y aunque la situación no ha cambiado mucho, afortunadamente, se ve algo de luz al final del túnel.

Cada día, más personas se acercan al mundo de los videojuegos; por ello, creo que es un buen momento para abrir este canal de comunicación. Yo, a día de hoy, me sigo preguntando si la industria de los videojuegos y la comunidad gamer tiene en cuenta a las mujeres, y es algo que quiero seguir analizando.

Aunque afortunadamente, hemos ido dejando atrás el estereotipo del joven con sobrepeso, gafas y dificultades para relacionarse en el “mundo real”, aceptando que cualquier chico de cualquier edad pueda sentirse atraído por los videojuegos. Socialmente sigue manteniéndose la idea de que los videojuegos son más una cosa de hombres. Y, ¿qué pasa con las chicas?, ¿existe la misma aceptación social hacia ellas y los videojuegos?

Alrededor del 50% del total de las personas que juegan a videojuegos son mujeres, y por fin, parece que, la industria se ha dado cuenta y se está poniendo las pilas con respecto a los personajes femeninos, encontrándonos algunos títulos en los últimos años que muestran figuras con personalidades más tridimensionales y protagónicas. Sin embargo, la norma sigue siendo el prototipo de muñeca estereotipada y/o hipersexualizada con un rol menor en el juego, y en situación de inferioridad y debilidad.

En cuanto a las jugadoras, lo que parece es que no terminan de encontrar su espacio en la comunidad, y frecuentemente se sienten minusvaloradas e incluso acosadas por la comunidad, que, no las toma en serio. Algo similar les ocurre a las mujeres que quieren desarrollar una profesión dentro del desarrollo de videojuego, que sólo representan alrededor de un 20% de los puestos de trabajo del sector, estando la mayoría en los departamentos de marketing y comunicación.

Muchas personas no les dan importancia a estos datos, ya que consideran los videojuegos como un mero entretenimiento; pero este medio en auge, recauda anualmente mucho más que el Cine, la Música o la Publicidad; y tiene un público, en gran parte, menor de edad que se está empapando de las estrategias, los valores y los planteamientos presentes en los mismos, lo que convierte a los videojuegos en un potente mecanismo de educación informal. Muchas veces, no nos damos cuenta de que jugando a videojuegos, las personas jugadoras no somos meras receptoras de contenido, sino que nos convertimos en protagonistas; participamos, interactuamos y decidimos… Y como realmente nos enganchen, consiguen sumergirnos en ellos convirtiendo la experiencia de juego en una vivencia personal, y por tanto, más significativa que ver una película o una serie. Este impacto es algo demasiado potente como para dejarlo correr.

Y por eso, FemVibe pretende ser un espacio crítico, reflexivo e inclusivo. En el que semanalmente hablaremos de distintos temas y podremos debatir acerca de algo apasionante; el entretenimiento y en especial, los videojuegos. ¿Me acompañas en esta aventura?

ULTIMAS ENTRADAS

Rejugando Mass Effect: Peros y Contras

La trilogía Mass Effect es una de las que siempre recomiendo a todo el mundo cuando quieren jugar un buen RPG. Así que, obviamente, cuando se anunció la “Legendary Edition” no sólo me ilusioné, sino que la reservé en cuanto pude, y sí, ya la he rejugado (varias veces).
El caso es que Mass Effect sigue siendo la misma trilogía (con pequeñas modificaciones), pero yo no; y en ciertos momentos, se me ha torcido el gesto un poquito.

Éxodo: De la periferia al centro.

La periferia, ese lugar tranquilo, donde el aire es más limpio, los alquileres más baratos y se vive cómodamente; mientras que el centro es esa «jungla de asfalto» ruidosa, con los alquileres por las nubes y donde la gente corre estresada de aquí para allá.
Pero quizá, si queremos que nos conozcan y hacernos un hueco en este sector, vamos a tener que dejar la periferia y mudarnos al centro.