Cuando te sientes una impostora…

¿Crees que tus logros no son merecidos? ¿Consideras que se deben a la suerte, o al azar? ¿Desconfías de tus capacidades? ¿Tienes miedo a que los demás descubran que eres un fraude? ¿Crees que vas a fracasar cuando ya te has enfrentado a situaciones similares con éxito?

¡El síndrome del impostor ha picado a tu puerta!

Es curiosa la cantidad de veces que he leído y escuchado a compañeras tremendamente válidas dentro del sector de los videojuegos que se sentían unas impostoras dentro de su trabajo, o de su hobbie. Que sentían que no tendrían que estar allí, o ser altavoz porque “seguro que había otras personas más preparadas que ellas para hablar de cierto tema” (tema que ellas, obviamente, sí que controlaban).

Pues hoy me ha pasado a mí…

Hoy me han propuesto entrevistarme en el Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia por motivo de mi futura tesis doctoral. Lo primero que he sentido es emoción; pensé – ¡Que guay! ¡Me siento halagada! -. Pero de repente, una voz interior empezó a decirme – ¿A ti? ¿Por qué? ¿Qué has hecho tan importante para merecer que te entrevisten? Si no eres nadie… -. Y toda la emoción que sentía se ha desvanecido y he sentido mucha vergüenza. He empezado a pensar que no pinto nada ahí, que la voy a fastidiar, que me van a preguntar cosas que no se, que yo no represento a nada, ni a nadie…

Muchas veces somos nuestras peores enemigas. No hablo de las demás mujeres, sino de nosotras mismas. Estoy en mi tercer año de doctorado, y sí, para qué mentir, voy algo retrasada en mi tesis; pero ser adulta, mantener mi casa, trabajar, estudiar, investigar, escribir un blog, e intentar estar en todas las redes sociales para tener presencia online (TODO A LA VEZ), no es que sea fácil. Y sin embargo, aquí estoy. Sigo adelante con mi sueño, escalando poquito a poco la cima.

El caso es que cuando he contestado que yo no soy nadie para que me entrevisten, me han contestado, que, soy una persona que está investigando (además en las ciencias sociales, que tiene más mérito… Ciencias Sociales,  las eternas olvidadas…), que puede hablar de SU experiencia y motivar a otras niñas a investigar e introducirse en este u otro campo.

Que, ¿por qué os cuento todo esto? Porque quiero animaros a hacer las cosas que os apetezca hacer. Si os apetece, ¡lanzaros! Y si otra persona, ha pensado en vosotras para que deis vuestra opinión, comentéis, o presentéis algo, ¡hacedlo! Nos han engañado toda la vida diciéndonos que no estamos preparadas, que ese o aquel no es nuestro lugar, o que lo que hacemos no es importante. ¡Mentira! Siempre va a haber alguien que nos critique, que no le guste lo que hacemos, o que no le parezca importante; pero habrá otra gente a la que sí. No podemos agradar a todo el mundo, así que al menos, quedémonos a gusto con nosotras mismas.

Yo, que ya llevo un tiempo estando un poquito harta, voy a predicar con el ejemplo; así que voy a coger mi síndrome de impostora y lo voy a meter en el cajón del que nunca debió salir.

Un comentario en “Cuando te sientes una impostora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: